altavoz baja

Cómo anunciar un nuevo negocio

En cualquier empresa el primer día de actividad es emocionante, con expectativas de futuro, con ganas por tener un primer cliente… Pero en Marketing además el primer día es «el gran día», el día de levantar la persiana y causar una gran impresión; y con la gestión adecuada pasará a la historia como el día que tuvo el «efecto apertura».

Para las grandes marcas el efecto apertura casi «sale solo» ya que entre su fuerte presencia publicitaria o su impacto en la sociedad y el efecto boca-oreja hace que la población objetivo sepa perfectamente de antemano qué les aporta la nueva tienda. La marca no tiene que anunciar quién es, ya lo sabe todo el mundo.
Su estrategia de marketing de apertura suele estar muy definida y consiste en:
– Fuerte plan de publicidad local con la fecha de apertura y principales ofertas de lanzamiento.
– Tener unas ofertas espectaculares los primeros días que faciliten el tráfico de visitas.
– Disponer de mucho stock para poder vender el máximo.
Lógicamente en un negocio mediano o pequeño no será la misma promoción la que realice la marca potente  debido a las necesidades y recursos de cada una de las empresas. Pero debemos tener en cuenta, que las técnicas de promoción pueden adaptarse a cada negocio y son necesarias para todos ellos.
Estas técnicas de promoción en los pequeños y medianos negocios pueden ser:
– Diseño de fachada atractivo: en el momento que dispongas  del local comercial, es  imprescindible pintar la fachada cuanto antes para que los vecinos y personas que pasen empiecen a preguntarse qué tipo de negocio van a montar ahí.Posteriormente instala un gran cartel en la fachada que indique tu inicio de actividad: quién eres y qué vas a vender. Cuando sepas con toda seguridad la fecha también se indicará.
– Prepara un díptico de presentación para buzonear o mejor aún entregar en mano puerta a puerta en tu calle o barrio. Además en ese díptico puedes incluir un cupón de descuento especial para los primeros días, exclusivo para tus vecinos. Cuidado con la persona que haga la entrega puerta a puerta, puesto que va a ser la primera imagen de tu nuevo comercio para muchas personas. Para ello,  Distpublic puede ser tu mejor aliado asesorándote en la impresión y diseño de tu díptico.
         Esta acción es conveniente realizarla repetidas veces para que la gente recuerde tu marca.
– En los primeros días de apertura negocia algunos buenos productos a los mejores precios y no temas vender casi sin margen. Tener algún buen producto gancho como oferta de apertura puede ser una buena idea.
– Realiza marketing digital y hazte fuerte en internet. Prácticamente desde que empiecen las obras o reformas de tu nuevo negocio debes estar presente en redes sociales, haciendo ruido y ganando seguidores que después podrán ser clientes. No temas a invertir en publicidad en Facebook, por muy poco dinero puedes conseguir grandes resultados.
– Todos tus familiares, amigos, conocidos y contactos deben saber cuándo vas a abrir, qué vas a vender y por qué tu tienda va a ser la mejor de la ciudad. ¡Ellos serán tus primeros publicistas!
– Fiesta de inauguración de la tienda: nada como hacer una fiesta de inauguración para dar a conocer tu nuevo negocio. Aquí podrás mostrar tus productos, invitar a posibles clientes y proveedores y tener tus primeras conversaciones con ellos. Es necesario que todo esté completamente controlado y que te ayude a cumplir los objetivos por los que se realiza.
– Tu equipo de tienda tiene que estar perfectamente formado para que desde el primer día transmita los valores de tu marca, atienda al cliente con el criterio de excelencia que marques y sea un perfecto conocedor del producto. Seguro que tus proveedores te echarán una mano con formación de producto para ayudarte a vender más.
El coste de estas acciones es muy bajo, lo que se necesita es la actitud y las ganas de querer deslumbrar desde el primer día, sin complejos ni miedos a las grandes marcas. ¡Solo hay una fecha de apertura y hay que ir a por todas!

Dejar un comentario